martes, 23 de febrero de 2010

Como una niña pequeña

Si supieras lo que siento, y cuan grande es mi tormento al estar lejos de ti.
No me atrevo a confesarme, pero tampoco a dejarte, ya que no puedo vivir sin ti y mucho me temo que te alejes de mí.

Aún soy como una niña pequeña que ve a su ser amado como el inalcanzable trofeo de una vitrina, al cual sólo se mira y con ello se conforma. Al igual que ella, yo me conformo con verte, mayor es mi regocijo el hablarte e inmensa mi alegría el hecho de rozar tus manos, tocarte y besarte cálidamente la mejilla.

Quizás si tú sintieras por mí lo mismo que yo siento por ti, huiría desesperadamente debido a mi inmadurez en los asuntos del amor.
Así que espero que sigamos de esta forma, yo enamorada de ti en lo más profundo de la oscuridad, guardando estos sentimientos; y tú sin saberlo.

No me hagas propuestas de amor, aún no pronuncies esas palabras; no estoy preparada, espérame.
Si en algún futuro llego a sentir el valor y la fuerza de afrontar mis sentimientos y deshacerme de este terror que me invade, espero poder decirte todo lo que siento por ti y cuanto te amo. Posiblemente si llega ese día, tú me rechaces y sufra mucho, mas si soy correspondida seré muy feliz.

Abrázame con fuerza, dame el valor que necesito para pronunciar las palabras que tanto me cuesta expresar: TE AMO.

----------------------------------------------------------------------------------

Bueno, he estado un poco ausente del blog. En las vacaciones uno nunca sabe a donde irá ¬¬
Aquí les dejé otro poema que escribí hace algún tiempo, espero que les guste.